La guerra comercial entre EEUU y China está afectando al mundo.  China tiene que alimentar a 1.400 millones de personas y depende de Estados Unidos para ello. Ante este conflicto, tiene que comprar a otros países. China compra a EEUU soja, maíz, trigo, carne de cerdo. Los primeros productos los compraría en Argentina o Brasil.

Según Aitor Méndez, de IG, los productores españoles de productos agroalimentarios podrían verse beneficiados de la necesidad de China de encontrar nuevos proveedores, «pero al mismo tiempo, verán como la oferta disponible en el mercado aumenta, al entrar de golpe a buscar nuevos compradores todos los productos estadounidenses. Así que es pronto para decidir si los productores nacionales serán capaces de sacar partido a esta situación». De momento ya está vendiendo más carne porcina a China de lo que lo hacía por dos motivos: por la peste porcina que hay en China y por esta suspensión de las importaciones a EEUU. España es hoy el principal vendedor de carne de cerdo a China.

Aunque hay un tema que se tiene que tener en cuenta.  Se ha producido la depreciación del yuan. Ya se necesitan siete yuanes para obtener un dólar. Esto beneficia a las empresas que compran en China (compran más barato) pero perjudica a las que venden allí, porque ingresan menos porque el yuan vale menos.